Logo espanadiariotv.com
Logo espanadiariotv.com
Logo Messenger EspanaDiarioTv.com
Logo whatsapp
Adela González

Adela González se entera de la pelea que amenaza su futuro en Telecinco

Adela González ha conocido todos los detalles del altercado

Adela González ha visto que una de las colaboradoras de Sálvame se ha visto envuelta en un rifirrafe con otra famosa. Nos estamos refiriendo a Belén Esteban y Alicia Senovilla. Pero, por si fuera poco, ha descubierto que otro de sus compañeros ha protagonizado una violenta situación que está dando mucho de lo que hablar.

Más concretamente, Adela ha conocido que Miguel Frigenti ha sido agredido por Jacobo Ostos. Y esto es algo que la ha sobrecogido.

Asimismo, está preocupada por el estado del joven y porque sabe que lo que ha pasado no va a gustar a la directiva de Telecinco. Tanto es así que podría ser que este nuevo escándalo del programa fuera la gota que colmara el vaso para que Mediaset decidiera zanjar para siempre el mismo.

Adela González, perpleja por la agresión a Miguel Frigenti

La presentadora vasca se ha quedado perpleja al conocer que Miguel ha sido agredido este fin de semana por Jacobo. Al parecer, el sábado coincidieron en la misma discoteca, Ostos se acercó al colaborador y sin que sucediera nada le propinó un puñetazo. Golpe que acabó con Frigenti sin gafas, tirado y con un moratón en la cara.

Adela ha sido consciente de que esta información se desveló al día siguiente en Fiesta. Es más, en este programa el hijo del torero fallecido admitió lo sucedido: “El 8 de enero fallece mi padre. Pocas horas después tengo que soportar que esa persona hable pestes de mi padre sin mostrar respeto alguno”.

“Ayer, esa persona tuvo la suerte de estar cerca de donde yo estaba. Le di una bofetada correctora”.

Adela González tras lo sucedido ha tenido en plató a Frigenti, quien ha dado detalles de lo que ha acontecido. Ha explicado: “Me dijo: 'Con los muertos no se juega, maricón'. Y acto seguido me pegó un puñetazo y mis gafas salieron volando y no las he encontrado”.

Imagen de un logo de WhatsApp pequeñoNOVEDAD WHATSAPP: Pincha aquí para recibir GRATIS tus noticias favoritas del Corazón en WhatsApp

Adela ha visto que el chico ha relatado que tras ser agredido se marchó a casa, pero tiempo después tuvo que acudir al hospital. Y es que el oído le pitaba y le dolía mucho la cabeza, sin pasar por alto que tenía y tiene el pómulo inflamado. De ahí que ha puesto la pertinente denuncia a Jacobo.

🔴 Adela González ya se atreve a confirmar lo de su marido en pleno directo

Asimismo, Miguel ha dejado claro que “Me duele más la humillación. ¿A qué no se lía a tortazos con otros colaboradores que han dicho cosas peores que yo? Por dos motivos. Porque yo mido 160 centímetros y soy maricón”.

Adela González, atónita ante la respuesta de Jacobo Ostos

La presentadora de Sálvame ha visto que el programa ha conseguido hablar con Ostos para conocer su versión. Este, entre sonrisas y muy sereno, ha afirmado: “Mi versión es la verdad. Sé que me ha denunciado y sabía las consecuencias, pero al final se le va a volver la tortilla boca abajo”.

“Le va a explotar en las manos porque cuando tú denuncias falsamente es un delito muy grave también. Está diciendo que yo le di un puñetazo, que le insulté, que fui gritándole... Todo mentira”.

Primer plano de Jacobo Ostos afectado por el fallecimiento de su padre, Jaime Ostos
Adela González ha visto a Jacobo Ostos afirmar que lo que él cuenta es lo que sucedió realmente | Europa Press

A lo que ha añadido: “Yo llegué, le dije al oído que a los muertos hay que tenerles respeto y le pegué una bofetada. Se quedó sentadito en el sillón. Encima te voy a denunciar a ti por denuncia falsa y por injurias y calumnias”.

De esta manera, Adela González ha visto a Jacobo reconocer el golpe que le dio a Miguel, pero también quitarle hierro al asunto. Ha venido a exponer que no fue para tanto lo que sucedió: “Lo que le enseñé es respeto. No le quise hacer daño”.

Como es lógico, ante estas declaraciones, Adela González ha visto a Frigenti reaccionar: “No voy a comentar nada de este señor, no tiene categoría para que hable de él. Lo voy a comentar todo cuando vaya al juicio. Como esta persona a lo mejor me considera un mierdecita, por eso me zurró como me zurró”.

“No se esperaba que yo me iba a defender. Pues sí, te he denunciado porque no eres nadie para ponerme la mano encima ni para insultarme”.