La Princesa Leonor primer plano

El alimento que la princesa Leonor no puede comer por orden de su madre

Leonor sigue una dieta muy estricta

Leonor lleva mucho tiempo preparándose para ocupar algún día el trono. Quieren que llegado el momento reúna las condiciones adecuadas para ser la reina perfecta. Y en eso tiene gran parte de culpa su madre.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

La reina se ha centrado en los últimos años en la educación de sus hijas. Ejerce sobre ellas un control absoluto, supervisando cualquier movimiento que realizan. En más de una ocasión se la ha podido ver corrigiendo algunos gestos o comportamientos a las menores.

Ahora tiene mucha preocupación por Leonor, que continúa con su formación en un internado de Gales. Ella cursa el primer año de Bachillerato Internacional, donde lleva una vida muy discreta y alejada del foco mediático. Eso es algo en lo que siempre han trabajado sus padres, que tratan de quitarle responsabilidad de momento a la princesa.

Si nada se tuerce, no resultaría extraño que la infanta Sofía también continuara con sus estudios en el extranjero cuando finalice la ESO en España. Seguiría de esa manera los pasos de la princesa, que ha madurado mucho durante su estancia en el centro escolar galés.

La reina quiere tenerlo todo bajo control en lo que se refiere a la educación de sus hijas. Esto incluso afectaría a la alimentación. Procura que lleven una dieta equilibrada y saludable, en donde no tienen cabida una serie de productos.

Es de sobra conocida la afición de la mujer de Felipe por las hortalizas y verduras. De hecho, aseguran que a diario debe garantizarse un plato de vegetales a las niñas. Al contrario que ocurre con muchas jóvenes de su edad, la pasta no ocupa un lugar preferente en su dieta.

La princesa Leonor pronunciando un discurso
Leonor sigue las indicaciones de la reina a la hora de alimentarse. | Gtres

Leonor solo puede consumirla una vez cada dos semanas. Pero más complicado lo tiene para tomarse unos huevos fritos o unas patatas, ya que su consumo se limita a una vez al mes. Está claro que hay mucho interés en cuidar la salud de las dos jóvenes.

Algunos medios dejan entrever, además, que la alimentación es otro de los motivos por los que la reina no puede ver delante a su suegra. Al parecer, la emérita ejercería su papel de abuela y en más de una ocasión habría llegado a Zarzuela con dulces para sus nietas. Son un producto que tienen totalmente prohibido y que no pueden comer por órdenes de su madre.

Desde muy pequeñas se han visto sometidas a una dieta muy estricta con el propósito de garantizar un crecimiento saludable. Todo ello pese a las críticas que recibe la mujer de Felipe. Pese a todo, piensa que es lo mejor para ellas.

Rara es la vez que se pueda ver comiendo en público a Leonor y Sofía. Por lo tanto, que nadie espere encontrárselas en una hamburguesería o en una pizzería. Son pequeños placeres que no podrán disfrutar.

Leonor y la reina Letizia en un acto oficial
Leonor escucha con atención a la reina. | GTRES

Leonor sigue las órdenes de su madre

Leonor sigue al pie de la letra las indicaciones de su madre. En el internado de Gales trata de llevar una alimentación lo más correcta posible pese a que no tiene la presión de la reina. Sin embargo, hace todo lo posible por seguir sus recomendaciones y en ningún momento se salta las normas impuestas.

Sabe que regresar a España con algún kilo de más le podría costar un disgusto en forma de reprimenda. Y no está dispuesta a ello. 

Tampoco se sabe si Leonor practica algún tipo de deporte para mantenerse en forma o lo confía todo a la alimentación. En Zarzuela son muy herméticos en ese sentido, ya que apenas facilitan información al respecto.

Tanto su padre como su abuelo han sido dos grandes apasionados de la vela. Su tía Elena ha optado por la hípica, mientras que su primo Pablo, por el balonmano. De ella apenas se tienen detalles.