Ricardo Resines, con Antonio Resines, su padre

Antonio Resines deja en shock a los suyos hablando de su hijo Ricardo

Antonio Resines desvela algo impactante sobre su único hijo tras pasar lo peor

Antonio Resines ha contado cómo fue su estancia en la UCI del Hospital Gregorio Marañón por las complicaciones que padeció tras contagiarse de coronavirus.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

Tras dos meses fuera del hospital, el actor cántabro echa la vista atrás y repasa los momentos más comprometidos de las seis semanas que estuvo ingresado en el centro hospitalario madrileño.

El actor sufrió la incidencia del Covid, y gracias a su fortaleza y a la sanidad pública, como siempre ha defendido, pudo salir de esta situación. "Me acordaba de muchísimas cosas al despertar, el conjunto no es horroroso… Pero me encontraba en peligro permanente", confiesa en una entrevista en El País.

Antonio Resines y su mujer, Ana Pérez-Lorente paseando por la calle tras su salida del hospital
Antonio Resines y su mujer, Ana Pérez-Lorente tras salir del hospital, hace dos meses | Europa Press

"Me quería morir, ya no podía más. De hecho, se lo dije a los médicos: Pegadme un tiro de una puta vez, pero no os preocupéis, dejo ante notario que lo he pedido yo para que no tengáis problemas", ha confesado.

Esas duras semanas en las que se jugaba la vida, Antonio Resines tuvo delirios y llegó al extremo de insultar a cualquier persona que entraba en su habitación. Le daba igual que fuesen familiares que sanitarios. "Cuando fui consciente, me tiré cuatro días pidiendo perdón a todo el mundo", lamenta avergonzado.

Antonio Resines habla así de su hijo tras pasar lo peor de su vida

"Quería irme de ahí, a leer el periódico con un amigo que se murió hace ocho años, Rafa Santillán. Tomarme un café o una caña con él y otros también de por aquí, pero para eso me tenía que morir. Mandé una carta a mis padres", cuenta.

Antonio Resines y su hijo, Ricardo Fernández de Mateo posando al lado de una mesa posando al lado de una mesa
Antonio Resines y su hijo, Ricardo Fernández de Mateo | Instagram: ricfdm

"Una carta como de alguien que no sabe escribir, como de película de paletos. Les decía que en el tránsito cuidaran de Ana y de Ricardo, mi hijo. Me cansé, me cansé de verdad, me estaba yendo… Probablemente me encuentre a mis padres y a mis amigos por ahí, me figuré. En ese momento creí, pero luego nada, como antes, no creo en nada, y aquello se me pasó enseguida", confiesa en la entrevista.

Por otro lado, Resines ha vuelto a alabar la labor que hacen los sanitarios y afeó la falta de financiación para la sanidad pública. "El seguimiento lo hacen intensivistas, especialistas en infecciones, psicólogos clínicos, psiquiatras, equipos que se turnan. La UCI es un sitio impecable".

"El problema fundamental de la sanidad no son los trabajadores, son las infraestructuras y la falta de dinero y de personal. Ahora, los que atienden y se dejan ahí la vida te tratan como si estuvieras en un palacio", explica.

Resines cuenta en detalle las otras patologías que sufre

Además del infierno vivido en el hospital, Resines sufre otras patologías desde hace años. A pesar de todo, poco tiempo hemos visto parado al actor de Torrelavega, y es que su carrera profesional lo es todo para él.

Antonio Resines en un plató de televisión con rostro neutro
Antonio Resines sufre varias patologías desde hace tiempo | Europa Press

"Técnicamente soy paciente de cardiología por angina de pecho y de un cáncer colorrec­tal que superé en 2015. La traumatología ya es otra historia: en la pierna izquierda me han operado del tendón de Aquiles, la tibia, el peroné, llevo una prótesis en la rodilla", contaba.

"Además, tengo la cadera entera cambiada, tuve rotura de fémur, y en la espalda, la cuarta, quinta y sexta lumbares apuntaladas. No me duele nada ahora y eso que vengo de una atrofia muscular del 85% nada más salir del coma", enumera.

Ahora, su recuperación va viento en popa y se muestra feliz por ello. "En poco tiempo empezó aquello a revertir. Un día te levantas de la cama, vale, das tres pasos. Hoy he hecho cuatro kilómetros. Parando. Muy bien. Me encuentro muy bien", finaliza la entrevista en El País.