Primer plano de Aurah Ruiz llorando

Aurah Ruiz recuerda el triste fallecimiento que ha marcado su vida

Aurah Ruiz recuerda uno de los episodios más duros de toda su vida

Aurah Ruiz atraviesa una etapa de gran estabilidadas, tras muchas idas y venidas. A punto de pasar por el altar con Jesé Rodríguez, parece que todo en la vida de la influencer es felicidad.

Pero nada más lejos de la realidad, ya que ella misma acaba de confesar uno de los episodios más tristes de su vida: la muerte de su hermana. Así lo compartía en su canal de MtMad.

“Tenía una hermana que ya no está con nosotros, me da mucha pena porque fue por negligencias médicas, tendría tres años más que yo y seguramente nos llevaríamos muy bien, hubiéramos estado súper unidas”.

Aurah Ruíz y Jesé Rodríguez
Aurah Ruiz ha encontrado cierta estabilidad al lado del futbolista | Gtres

Aurah Ruiz y los detalles de su vida

Aurah Ruiz también tiene otro hermano mayor, Gustavo, del que ya ha hablado en otras ocasiones.

A pesar de que se llevan muy bien, parece que ambos son completamente diferentes: “No se parece en nada a mi, es rubio con los ojos verdes”, asegura la influencer divertida.

Aurah Ruiz llorando en Telecinco
Aurah Ruiz recuerda a su hermana fallecida por una negligencia médica | Mediaset

Curiosamente, su color de pelo natural es rubio, igual que su hijo Nyan: “Mi color natural es rubio, estoy completamente teñida, mis cejas morenas son también teñidas”, explicaba.

Y en un vídeo lleno de confesiones, la canaria también daba a conocer su nombre real completo y sus verdaderos orígenes.

“Me llamo Aura Ruiz Ferrer, mi verdadero nombre no lleva H y aunque yo soy canaria, mi familia por parte de padre es andaluza, y mis abuelos eran italianos”.

Aurah Ruiz llorando en Telecinco
Aurah Ruiz se ha abierto en canal con sus seguidores | Mediaset

Y no solo eso, sino que también fue víctima de bullying en su preadolescencia o que estudió para ser Técnico de soporte sanitario pero nunca ha ejercido.

La exviceversa destaca que ama hacer deporte, y estuvo desde los 3 años hasta los 18 haciendo ballet, que se convirtió en más que un hobby. De hecho, incluso estuvo a punto de examinarse para ser profesora de danza.

Aurah Ruiz se confiesa como nunca sobre su pasado

Además, también ha bailado como gogó de discoteca y asegura que le obsesiona conseguir un cuerpo perfecto. Motivo por el que se ha sometido a numerosas operaciones estéticas. 

Sobre su físico, reconoce que pesa cincuenta y seis kilos, a pesar de que es adicta al chocolate, y mide 1,71 centímetros.

Una forma de saciar la curiosidad de sus seguidores, que siempre le hacen muchísimas preguntas sobre su vida privada.  

Entre otras curiosidades, Aurah también nos descubría que no le gusta nada ir de compras. “Odio el barullo, mirar percheros, hacer cola, no me gusta nada. Si voy es porque tengo que hacer otra cosa y siempre acabo comprando algo que no buscaba”.

Aurah y Jesé
Aurah Ruiz y su pareja están a punto de pasar por el altar | Gtres

Respecto a su relación con Jesé, la joven también hacía impactantes declaraciones. “Hay muchas cosas que una por amor acaba perdonando igual que él, por amor, también me ha perdonado a mí”.

No es ningún secreto que a la parejita le ha costado mucho llegar al punto en el que están hoy, pasando por muchas infidelidades y peleas. Eso, sumado a la enfermedad que padece su hijo Nyan.

Aunque parece que al final, tanto el futbolista como la influencer han sido capaces de dejar atrás sus problemas y emprender un futuro juntos como una familia feliz.

Aurah explicaba que a Jesé “lo conoció como una persona normal. No tenía ni idea de quién era. No me importaban los futbolistas ni el fútbol, porque yo vivía en una isla en la que eso no es lo normal”.

“Quizá en Madrid es más fácil salir y encontrarte a un futbolista, pero aquí no existe eso, o al menos en mi vida no”, alegaba.

“Me invitó a una fiesta de Nochevieja en su casa en Madrid, un 31 de diciembre que ya fue cuando pasó todo, y hubo más que un beso”.

“De hecho, él se me acercó y me lo pidió, y yo lo dije que eso no se pedía, se daba... pero yo le hice una tremenda cobra. Él se quedó alucinado, pero luego yo le devolví el beso y ya sí fue muy bonito”, recuerda acerca de sus comienzos.