Carlota Corredera con lágrimas

Carlota Corredera confirma los malos presagios y su marido ya teme lo peor

Carlota Corredera tiene ciertos problemas

Carlota Corredera hace ya semanas que decidió dejar Sálvame, al parecer, para poder afrontar un nuevo reto profesional. Pero, a pesar de su marcha, sigue siendo noticia y no para bien. Ahora hemos conocido que se complica mucho un caso policial en el que ella se encuentra implicada.

Si está más preocupada aún es porque los directores de la productora del formato han sido imputados a título individual por ello.

Carlota Corredera, muy sorprendida

Carlota Corredera no atraviesa un buen momento y todo por culpa del citado 'caso Deluxe'. Este salió a luz hace unos meses y vino a desvelar que habría una presunta trama que relacionaba el programa con la policía. Se reveló que un agente jubilado, Ángel Jesús Fernández Hita, otorgaba a integrantes del espacio información confidencial de las bases de datos del Ministerio de Interior.

Se trataba de información referente a famosos tales como fichas policiales, direcciones de domicilios e incluso antecedentes penales. Vamos, una supuesta operación de espionaje que supone un atentado personal contra las celebrities y un delito. Y es que presuntamente, además, Fernández recibía una compensación económica por las noticias, imágenes y documentos que les pasaba.

El mencionado agente y Gustavo González son las dos figuras más implicadas, pero hay otras figuras en el punto de mira de la investigación. En concreto, nos estamos refiriendo a Carlota, a David Valldeperas y a Kike Calleja, entre otros. Sí, porque se sospecha que podrían haber estado al tanto del asunto.

Montaje de fotos de Carlota Corredera y David Valldeperas con el rostro serio
Carlota Corredera está en el punto de mira  | España Diario

Al parecer, hay 19 investigados en este caso y numerosos son los famosos que quieren personarse en la causa contra los responsables. Exactamente, entre los que estuvieron en el punto de mira se encuentran desde Isabel Pantoja hasta Omar Montes. Y a ellos se suman otros como Aída Nízar, Francisco Rivera, Colate y Álvaro Muñoz Escassi.

Lógicamente los implicados e investigados en estos momentos están temerosos de lo que pueda suceder. Por tanto, Carlota y los demás están preocupados por lo que les pueda pasar. Y más al conocer la última hora del caso.

Adrián Madrid y Óscar Cornejo
Carlota Corredera ya sabe que Adrián Madrid y Óscar Cornejo han sido imputados | España Diario

Hasta ahora La Fábrica de la Tele estaba imputada como persona jurídica, pero ha sucedido algo inesperado. Los directores de la productora, Óscar Cornejo y Adrián Madrid, han pasado a ser imputados tras un auto del juez. Según El Mundo, por un “supuesto delito de revelación de secretos y cohecho negociado a título individual”.

Precisamente por este motivo, el próximo 13 de junio los dos tendrán que personarse en el juzgado junto a sus abogados para declarar.

▶️ Confirmados los rumores que cambiarán la vida a Andrea Janeiro Esteban y a su novio

Carlota Corredera, a los juzgados

La periodista gallega está preocupada por lo sucedido con sus jefes, pues lógicamente teme que este cambio también la pueda salpicar a ella. Pero no es la única preocupación que posee, pues estos días ha tenido que acudir a los juzgados por otro asunto.

En efecto, Carlota Corredera ha tenido que ir para declarar después de que Mar Flores interpusiera una demanda múltiple contra La Fábrica de la Tele, Cuarzo y Jordi Martín. Todo porque en varios programas de las dos productoras se revelaron mensajes que la modelo y este fotógrafo intercambiaron. Mensajes en los que ella le pedía un seguimiento a su ex, Elías Sacal, así como una compensación económica por la información.

Montaje de fotos de Carlota Corredera y Mar Flores
Carlota Corredera también ha tenido que ir a los juzgados por la demanda de Mar Flores | España Diario

Vamos, que a Carlota Corredera se le agolpan los asuntos ante los tribunales y teme que, de un modo u otro, se pueda ver seriamente 'perjudicada'. No obstante, tendrá que esperar para saber cómo se resuelven.