Montaje con las caras de Cristina Pedroche y Dabiz Muñoz

La curiosa exigencia de Cristina Pedroche a Dabiz Muñoz para seguir juntos

Cristina Pedroche y Dabiz Muñoz han llegado a un curioso acuerdo prematrimonial

Hace poco, Jennifer López y Ben Affleck sorprendían al mundo entero con la noticia de que se habían comprometido.

'El sábado por la noche, mientras estaba en mi lugar favorito del mundo (dándome un baño de espuma), mi amor se arrodilló y me hizo la pregunta", relataba emocionada la artista del Bronx.

"Me cogió totalmente desprevenida y solo le miré a los ojos sonriendo y llorando al mismo tiempo, intentando entender que después de 20 años estaba ocurriendo otra vez. Me quedé literalmente sin palabras y él dijo: '¿Es eso un sí?'. Dije sí, por supuesto que es un sí".

Sin embargo, lo más llamativo ha resultado ser la curiosa cláusula matrimonial que le ha impuesto la cantante a su prometido.

Cristina Pedroche se prepara para las Campanadas
Cristina Pedroche le ha impuesto una clara exigencia a su marido | Gtres

Así, parece que Affleck tiene la obligación de practicar sexo con su mujer cuatro veces a la semana. Una exigencia que ha sorprendido a muchos, pero mediante la cual López se aseguraría del éxito de su matrimonio.

Además, ambos se enfrentarían a una multa de 5 millones de dólares si alguno de ellos es infiel.

"Qué horror, imagina que estableces que tienes que darte un beso todas las mañanas, en la ducha tienes que tener relaciones sexuales".

"¿Me estáis tomando el pelo? ¿Eso existe? Me parece impresionante", opinaban desde diversos programas.

Sin embargo, el suyo no es el único caso, ya que otros famosos como Nicole Kidman y el músico Keith Urban acordaban, por ejemplo, 600 000 dólares por año de matrimonio en caso de que no recayese en las drogas.

El curioso acuerdo de Cristina Pedroche y Dabiz Muñoz

Este tipo de acuerdos se ha vuelto algo habitual en Hollywood, aunque en nuestro país pueda resultar algo exagerado y redundante. 

En el matrimonio de Justin Timberlake  y Jessica Biel  destaca la existencia de una 'cláusula de la fidelidad' por la que la actriz recibiría 500 000 dólares en caso de que su marido la engañe con otra.

Una suma que puede que se viese obligado a desembolsar después de que hace años fuese pillado en actitud comprometida con otra mujer. 

"Pido disculpas a mi increíble mujer y a mi familia por exponerlos a tan vergonzosa situación. Estoy centrado en ser el mejor marido y el mejor padre posible", se lamentaba públicamente.

De hecho, también se da el caso de celebridades que se negaban a ceder ante ningún tipo de claúsula, como ocurrió con el  príncipe Harry.

Dabiz Muñoz
Dabiz Muñoz, marido de Cristina Pedroche, es considerado uno de los mejores chefs de nuestro país | Cedida

El hijo de Lady Di, a pesar de su condición real, se mostraba reacio a firmar un acuerdo antes de su boda que pudiese perjudicar a su esposa. 

"Jamás se planteó proponerle a Meghan firmar ningún tipo de documento de este tipo. Está convencido de que su matrimonio será duradero y no cree que tengan necesidad de firmar ningún preacuerdo".

En nuestro país, aunque no es lo más común, también hay parejas que llevan a cabo diversos acuerdos.

Cristina Pedroche y Dabiz Muñoz.
Cristina Pedroche y Dabiz Muñoz son una de las parejas más consolidadas de nuestro país | GTRES

Ese es el caso de Cristina Pedroche y Dabiz Muñoz, que tienen su particular cláusula matrimonial impuesta por la televisiva. 

"Yo tengo un acuerdo con él de que mínimo, a la semana, me tiene que hacer la cena una o dos veces", explicaba Pedroche. 

Cristina Pedroche reconocía que ella no cocina absolutamente nada en casa, y aprovechando que tiene un marido chef tiene esa única exigencia para Muñoz. Algo que valora mucho, ya que "David es cocinero, pero, cuando llega a casa, no le apetece cocinar".

Mientras que, por su parte, ella confiesa que recurre al humor y a los bailecitos. "Para lo otro no necesitamos acuerdo", apuntaba entre risas.

La pareja disfruta de una relación más que consolidada, además de arrasar en sus respectivas profesiones. 

Así, a pesar de que su acuerdo no es el mejor del mundo, parece que han encontrado la fórmula perfecta para un matrimonio feliz.