Primer plano de Ana María Aldón

El hijo de Ana María Aldón y Ortega Cano ya sabe con quién va a vivir

El matrimonio ha decidido la custodia

Hace tres semanas nos enteramos de la separación entre Ana María Aldón y José Ortega Cano. Y es que cuatro años más tarde del 'sí quiero', la profunda crisis que han atravesado la diseñadora y el torero les ha llevado a tomar esta decisión. 

Ana María Aldón y Ortega Cano tienen muchos secretos

Los personajes públicos al estar a las veinticuatro horas del día durante todos los días expuestos a la televisión, a las revistas del corazón y las redes sociales, creemos que podemos ver todo lo que les sucede, incluso cuando nos están mintiendo. 

Hay veces que no es posible descubrir lo que esconden de puertas para adentro nuestros famosos, y es que nada más anunciar la separación entre Ana María Aldón y José Ortega Cano nos enteramos de los trapos sucios de la familia. 

No fue hasta que la exmujer del torero acudió a Sálvame para entrar en detalle sobre la noticia de su separación con el diestro, donde pudimos comprobar que el matrimonio no era tan feliz como aparentaba. 

Foto de Ana María Aldón y José Ortega Cano caminando por la calle junto a su hijo José María
Ana María Aldón, José Ortega Cano y su hijo José María. | Europa Press

Ana María Aldón siempre se vio en segundo puesto a los ojos de Ortega Cano porque su marido siempre dijo que Rocío Jurado era la mujer más importante de su vida. La relación con los hijos adoptivos de su exmarido, Gloria Camila y José Fernando tampoco era la mejor, desconfiaban de ella hasta tal punto que hicieron una prueba de ADN para comprobar si el hijo que salió fruto del matrimonio entre la diseñadora y el diestro, José María, era realmente de José Ortega Cano.

Y no solo llegó hasta ahí, Aldón sufría burlas constantes por parte de Gloria Camila y la nieta de Rocío Jurado, Rocío Flores, la llamaban 'La Chusa', un personaje muy icónico en la serie de TelecincoLa Que se Avecina. Y tras caer en depresión tras esta situación no se vio apoyada por ningún miembro de la familia Ortega.

Un divorcio amistoso 

Ana María Aldón iba retrasando su separación con José Ortega Cano porque ella tenía esperanzas de que su matrimonio fuese salvado. No fue hasta que la realidad le golpeó y tuvo que asimilar que la situación era irremediable. 

Durante las tres semanas de negocio que tuvieron, todo iba en viento en popa y parecía que ya iban a firmar el acuerdo de divorcio. Las condiciones más importantes eran las siguientes: el torero se haría cargo de la manutención del hijo que tienen en común incluso cuando este fallezca, también ayudaría económicamente a Aldón con el alquiler de su nueva casa y la custodia de José María será compartida. 

No fue hasta que el miércoles dieciséis de noviembre, Ortega Cano se echó para atrás. Parece ser que fue por parte de cercanos suyos, una tercera persona, la que le recomendaría cambiar algunas cosas. 

Pues, no tiene sentido que Ana María tenga una fuente de ingresos estable y el diestro tenga que seguir ayudándola. De la misma forma que si la custodia es compartida, no se le debería de pasar una suma tan grande de dinero.

José Ortega Cano junto a su hijo, José María Ortega
José Ortega Cano con su hijo José María. | Europa Press

En lo que ambos están de acuerdo es en la situación del pequeño José María y que el divorcio lo tienen que solucionar de la forma más rápida y amena posible. Y está claro que estas condiciones que Ortega Cano ahora rechaza siguen siendo insistencia por parte de Ana María Aldón. El matrimonio no llegará a entenderse. 

Solo queda esperar y que ellos tengan paciencia para que puedan resolver los conflictos que surgieron desde el miércoles. 

▶️ VÍDEO del día