Montaje de fotos de Cristina de Borbón y su hijo Juan Urdangarin

La infanta Cristina confirma que su hijo Juan Urdangarin lo ha dejado todo y se ha ido

Cristina ve como Juan Urdangarin se aleja de España

La infanta Cristina va distanciándose de sus hijos a medida que cumplen años. Tres de ellos ya son independientes y los tiene repartidos entre Barcelona, Londres y Madrid. Solo Irene continúa viviendo con ella en Ginebra.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

En la capital se encontraba Juan Urdangarin, pero recientemente ha hecho las maletas para irse a otro país. El joven fue uno de los grandes ausentes durante el acto que organizaron la semana pasada en Zarzuela para recibir a Juan Carlos. Estaba a miles de kilómetros de España, en la India.

El hijo mayor de Cristina, Juan Urdangarin, está implicado en un proyecto que desarrolla la ONG Entreculturas. El objetivo es dotar a esta zona de una mayor calidad en cuanto a educación. Pero no sería la primera vez que trabaja con esta organización, ya que el año pasado también ejerció de voluntario en las oficinas de Madrid.

Hace años su padre lo definía como un chico "muy bueno, creo que es el que está más unido a nosotros. Es algo tímido, pero luego en casa es muy gracioso". Acababa diciendo que "es noble y muy responsable".

Una excompañera de clase asegura que Juan Urdangarin "es un chico profundamente religioso. Cree en un mundo mejor y trabaja para conseguirlo. No le gustan los focos, ni ser el centro de atención".

Infante Cristina de Borbon, Miguel Urdangarin, Irene Urdangarin, Juan Valentin Urdangarin en el Hospital Quiron de Pozuelo de Alarcon, Madrid el lunes 26 de agosto de 2019.Cristina, con su hija pequeña. | GTRES

Desvelaba que su única preocupación es "ayudar, le encantan los niños y, si le dejan, se pasará la vida intentando mejorar sus vidas". Así se lo contaba a El Español.

Ese lado solidario le ha convertido en el nieto preferido de la reina Sofía, muy implicada también con los más desfavorecidos. Sus compromisos en la India le impidieron estar hace una semana en el encuentro con su abuelo. El que sí pudo ver a Juan Carlos durante su estancia en nuestro país fuea Pablo Urdangarin.

El emérito no dudó en desplazarse desde Sanxenxo hasta Pontevedra para verle jugar con el segundo equipo del Barcelona. Fue un reencuentro muy emotivo en el pabellón.

Se había rumoreado con la posibilidad de que Cristina también se hubiera acercado durante ese fin de semana a nuestro país. Sin embargo, optó por quedarse en su domicilio de Suiza. 

Una persona próxima al rey asegura a dicho medio que "los hermanos tienen todavía una conversación pendiente, muchas heridas que cerrar. Ahora mismo Felipe no puede permitirse una foto con su hermana". Y mucho menos después de que estallara la nueva relación de Urdangarin con otra mujer.

Por lo tanto, ni Cristina ni ninguno de sus hijos estuvo presente en la mediática comida familiar que se celebró en Zarzuela. Quizás dejaron el reencuentro para otra ocasión.

Juan Urdangarin de Borbón sentado en la terraza de una cafetería
Juan Urdangarin decidió marcharse a India. | Europa Press

La infanta Cristina viaja con frecuencia a Abu Dabi

La infanta Cristina no veía conveniente acercarse a Madrid para estar solo un día con su padre. Es habitual que se desplace algún fin de semana durante el año a Abu Dabi, donde tiene fijada su residencia el emérito. La relación entre ellos es muy estrecha.

En el caso de Juan Urdangarin, todo hace indicar que la última vez que vio a su abuelo fue en Semana Santa. En un viaje que hizo con su madre, sus tres hermanos, su tía Elena y su prima Victoria Federica. Ese día se armó un gran revuelo por la reunión familiar.

▶️ La visita a España de Juan Carlos I pudo acabar en desastre

Al mayor de los Urdangarin Borbón le encantaría establecerse lejos de España. Su intención es hacer algo relacionado con la cooperación y trabajar en el anonimato, sin la presión que pueda soportar en nuestro país. De hecho estudió relaciones internacionales en la universidad británica de Essex.

Cristina ya sabía desde hace tiempo cuáles eran los planes de su hijo. Cuando finalizó el bachillerato se tomó un año sabático para irse de voluntario a Camboya. Era una demostración de que quería ayudar a los demás.