Primer plano de Rocío Flores Carrasco

La jugarreta de Rocío Flores al confesar su secreto mejor guardado

La hija de Antonio David podría haber engañado a la audiencia

La hija de Antonio David ha reaparecido en televisión tras someterse a su última intervención estética.

“Estoy en un punto de mi vida en el que me apetecía un cambio y alegría”, aseguraba hace tiempo. Así, después de operarse los pechos, la joven se animaba a realizarse también una lipoescultura.

“Se trata de un remodelado de nuestra silueta a través de la extracción de grasa en partes localizadas”. 

Foto de Rocío Flores con la mirada triste
Rocío Flores con la mirada triste | Europa Press

Y gracias a esta intervención se consigue “eliminar la grasa que no logramos reducir con deporte y dieta, además de eliminar también la celulitis”.

Una operación gracias a la que la joven podrá lucir tipazo este verano. Aunque ella misma confesaba que el proceso de recuperación estaba siendo lento y doloroso.

Hace apenas unos días, y tras pasar un tiempo desaparecida, la hija de Antonio David decidía romper el silencio y pronunciarse al respecto.

“Me he hecho una lipoescultura con bodytite en Clínica Bruselas, que desde aquí le quiero mandar un beso a todo el equipo médico porque se han portado superbién conmigo y me han cuidado hasta el último momento”, explicaba.

Foto de Olga Moreno acompañando a Rocío Flores por Madrid
Olga Moreno acompañando a Rocío Flores por Madrid | Europa Press

“Y nada, básicamente ese ha sido el motivo de mi desaparición. Voy a ir volviendo poco a poco, porque la verdad es que estoy teniendo una recuperación un poco lentita, pero bueno...”, se lamentaba. 

Rocío Flores desvela su secreto mejor guardado

“Hoy ya voy un poco mejor y es la primera vez que he salido a andar un pelín”.

Y todo indica que la joven ya está de lo más recuperada, reapareciendo por todo lo alto en El Programa de Ana Rosa.

“Vamos a hacer algo inédito y es que uno de los colaboradores va a estar por primera vez de pie participando en el club social, por cuestiones médicas, no se extrañen ustedes”, anunciaba Joaquín Prat.

Y es que tal y como aseguraba la propia Rocío, le costaba permanecer sentada, debido a los dolores que sufre tras la cirugía.

Montaje con las caras de Rocío Flores y Joaquín Prat
Rocío Flores ha hablado sobre su último retoque estético en El Programa de Ana Rosa | España Diario

“Estoy mucho mejor. No me puedo sentar, aparte de llevar el cuerpo entero fajado, llevo una tabla, no puedo sentarme, tengo que estar tumbada o de pie”, apuntaba.

Pero, pese a los inconvenientes, la nieta de La Jurado se muestra encantada con el resultado. “Sí que es verdad que es una operación que a la larga merece la pena”, confesaba.

“Podría excusarme y decir que he perdido mucho peso, pero la realidad es que eso es una parte, pero es que quería cambiar cosas de mi cuerpo y me he puesto en buenas manos”, añadía.

La joven también aprovechaba para explicar por qué su recuperación llevaba más tiempo del necesario.

“Yo tengo el umbral del dolor bastante bajo, lo de Olga Moreno era más leve porque era la piel flácida y yo quería quitarme la grasa que me quedaba”, desvelaba en directo a sus compañeros.

De hecho, incluso se animaba a revelar su peso real, pero sin saber que su pequeña mentira iba a quedar al descubierto.

“Entré en quirófano pesando 57 kilos, ahora todavía no sé cuánto peso porque el primer mes tiene que bajar la inflamación, el peso real todavía no lo sé. Llevo una tabla y dos fajas más”, matizaba.

Foto de Olga Moreno y Rocío Flores llegando juntas a Madrid
Olga Moreno y Rocío Flores llegando juntas a Madrid | Europa Press

Además, dejaba muy clarito que no tenía intención de realizarse ningún retoque más.

“Simplemente me he arreglado el pecho y he decidido quitarme lo que no me gustaba y no tengo nada más que hacerme, me encuentro súper bien conmigo misma. Ya estoy bien, ya c’est fini”, zanjaba con seguridad.

Aunque puede que no todo lo que ha contado Rocío sea cierto. Y es que a pesar de que aseguraba que el dolor le impedía permanecer mucho tiempo sentada, lo cierto es que se pasaba sentada durante todo el trayecto desde Málaga a Madrid.

Un trayecto de dos horas y media en AVE, un tiempo que sobrepasa enormemente la brevísima intervención que ha protagonizado en El Programa de Ana Rosa.

Allí también respondía a una de las preguntas más comprometidas y delicadas a las que se ha enfrentado.

“¿Qué duelen más las heridas físicas o las del alma?”, le interrogaban respecto a los últimos rumores de infidelidad que pesan sobre su novio, Manuel Bedmar.

“Las del alma duelen mucho, pero las físicas también”, respondía escueta sin querer entrar al trapo.