Primer plano de Kiko Hernández con gesto serio

Kiko Hernández hace saltar todas las alarmas sobre su estado

Kiko Hernández atraviesa una etapa bastante complicada

Acostumbrado a ser uno de los intocables de Sálvame,  Kiko Hernández no termina de asumir que su nombre esté en boca de todos.

El tertuliano se ha esforzado mucho por mantenerse en un segundo plano, pero no parece que eso le haya funcionado últimamente.

Su vida personal, en la que se incluyen tanto sus hijas como sus relaciones, se había mantenido alejada del foco mediático hasta ahora.

Y es que a Hernández se le ha relacionado sentimentalmente con Fran Antón, compañero suyo en la obra de teatro que está protagonizando actualmente.

Kiko Hernández
Kiko Hernández ha confesado la dura situación | Mediaset

Algo que ha negado hasta el hartazgo, pero cuando creía que por fin se había librado de los malos comentarios y críticas, una nueva polémica ha sacudido el plató de Sálvame hasta los cimientos.

Y es que también acusaban a Kiko de haber pedido dinero a compañeros de trabajo o de estafar más de 3.000 euros a una conocida marca en un centro comercial. Todo a cambio de una colaboración en redes sociales.

Así, la imagen del colaborador se encuentra en sus horas más bajas. Pero, pese a ello, insiste en guardar silencio y se muestra indiferente ante todos y sobre las acusaciones que vierten sobre él.

Kiko Hernández y Lydia Lozano
Kiko Hernández se niega a hablar sobre su vida privada | Telecinco

Algo que comienza a preocupar a sus amigos y compañeros, que no entienden su extraño comportamiento.

En opinión de Jorge Javier Vázquez, Kiko se niega a hacer frente a la realidad. "No lo entiendo. A mí lo que me preocupa de todo este asunto es: '¿qué coño le pasa a Kiko?'. No lo sabemos nadie, sinceramente", reflexionaba abiertamente.

"Entra aquí y no nos cuenta nada...", se lamentaba el presentador. "Ya como compañero de trabajo me preguntó qué le está pasando. Debemos preocuparnos por Kiko, no por las fotos", advertía al resto del equipo.

Kiko Hernández preocupa a todos con su actitud

Pero, ¿qué le pasa realmente a Kiko Hernández? Lo cierto es que el tertuliano ha tenido que superar dos dolorosas perdidas este último año. Tanto la de Mila Ximénez como la de Begoña Sierra, dos de sus íntimas amigas.

Algo que también le llevaba a cambiar de vida, según explicaba públicamente. "Me abrió la mente el fallecimiento de mi amiga Begoña".

"Cuando pasó, me fui a Punta Umbría y decidí cambiar de vida. Salir y entrar. Ustedes saben que no salía nunca ni a cenar ni a nada. Siempre muy volcado y centrado en mi trabajo. Todo era trabajo, trabajo y trabajo y me dije 'aquí vas a estar cuatro días, sal a la calle y disfruta'", decía a sus compañeros.

Momento del altercado en Sálvame tras el cara a cara de Belén Esteban y Paz Padilla
Kiko Hernández, en el centro de la polémica estas últimas semanas | Mediaset

Y es que todos coincidían en que Hernández siempre ha sido una persona muy retraída a la que no le gustaba relacionarse con el resto de colaboradores.

"A Kiko Hernández siempre le hemos visto como un poco rarito, pensé que tenía fobia a lo público o tenía miedo a relacionarse. He estado en bolos con él y le han pedido una foto y ha salido corriendo", comentaba Kiko Matamoros.

En su momento, tanto golpe seguido obligaba al tertuliano a tomarse un tiempo para sí mismo y alejarse de la televisión.

Kiko Hernández en un directo de 'Sálvame'
Kiko Hernández empieza a preocupar a sus amigos | Telecinco

"20 días antes de Mila falleció una tía mía, luego Mila, ahora Begoña. No estoy acostumbrado a la muerte y de repente… No lo procesas", reflexionaba. 

"Por mi salud mental necesito parar, no puede ser. Ayer tenía ideas raras en mi cabeza. No puedo más", aseguraba.

"Se me junta un duelo con el otro y hay un momento que revientas. No soy de tomar pastillas, pero no sabía dónde estaba si en el tanatorio, en el hospital…".

▶️ VÍDEO del día

La mayor preocupación de Kiko Hernández siempre han sido sus hijas, en las que se ha volcado por completo. "Tengo que sacar dos personas adelante. Quiero desaparecer. Tengo momentos en los que no quiero levantarme de la cama y eso no me lo puedo permitir", añadía.