Kiko Matamoros con mascarilla

Kiko Matamoros, muy preocupado por el estado de salud de uno de sus hijos

Diego Matamoros tuvo que ser intervenido de urgencia por un dolor en la espalda

Diego, uno de los hijos de  Kiko Matamoros, se ha llevado un buen susto de salud que ha mantenido en vilo a toda su familia.

El joven, que siempre ha sido muy deportista y mantiene un estilo de vida sano, de repente notó como su espalda empezaba a fallar. Aunque no era la primera vez que debía hacer frente a un golpe así.

Motivo por el que terminaba siendo ingresado en el hospital y debía ser intervenido de urgencia. 

La familia Matamoros en una foto familiar de Navidad
La familia Matamoros durante estas navidades | Instagram: diegomatflo

"Mi espalda empezó a fallar. De nuevo. El viernes estaba en casa muy tranquilo, preparando el viaje que íbamos a hacer, porque nos íbamos fuera unos días. De repente tuve una crisis bastante severa en la espalda", compartía Diego con sus seguidores.

"Llamé a familiares, a Marta y a la ambulancia. Marta se pudo colar por la ventana. Me trasladaron al hospital en la camilla. He estado sedado. Llevamos aquí casi una semana, pero también ha habido muchas cosas bonitas", explicaba.

Aunque, por suerte, contaba en todo momento con el apoyo de su novia, Marta Riumbau, que no se alejaba de él en ningún momento.

Montaje de fotos de la storie de Diego Matamoros ingresado en el hospital y un teléfono móvil
Montaje de fotos de la storie de Diego Matamoros ingresado en el hospital y un teléfono móvil | La Noticia Digital

Tal y como explicaba el propio influencer, se trata de una dolencia congénita que ya empieza a pasarle factura.

"Es un tema congénito degenerativo, relacionado con hernias discales y con la médula. Me empezaron a fallar las piernas, me quedé en el suelo. Encima no tenía teléfono ni nada", se lamentaba.

"Siempre soy una persona previsora y muy limpia. Dejé las ventanas abiertas. Después de más de una hora, pude coger mi teléfono y llamar. Tuve que arrastrarme y luchar contra el dolor. Parecía fácil, pero en ese momento, fue una tortura", explicaba una vez ya más recuperado.

Por suerte, y con el paso de los días, sus dolores fueron remitiendo, pero reconoce que "ha sido una semana de mucho sufrimiento".

De hecho, las pruebas confirmaban que tiene "una de las vértebras anteriorizada", síntoma de una 'espondilolistesis degenerativa', que es el nombre de la enfermedad que padece y que se caracteriza "por la debilidad de los huesos, articulaciones y ligamentos de la columna vertebral, lo que reduce la capacidad de mantener alineada la columna vertebral".

El propio Matamoros explicaba el procedimiento al que le habían sometido. "Me han hecho una resonancia. Una de las vértebras está interiorizada, la médula está un poco tocada".

"Ayer me hicieron una intervención. En la unidad del dolor lo que hicieron fue pincharme en la médula e inyectarme corticoides". 

El susto de salud que se ha llevado Diego Matamoros

"Eso hace que en unos cuatro días pueda empezar a caminar más o menos normal. Ahora mismo me levanto y voy un poco como un abuelillo. No me noto mucho las piernas. Lo siguiente es el tratamiento con los fisios…'

En este trance tan complicado, el hijo de Kiko Matamoros ha agradecido el amor que le ha mostrado su pareja. 

"Yo he estado aquí con Marta todos los días. Se ha portado como una reina, como el amor de mi vida. Me ha traído a la suite", desvelaba.

Primer plano de Diego Matamoros con el rostro serio
Diego Matamoros se ha llevado un buen susto de salud  | Instagram (@diegomatflo)

"Hemos estado aquí viendo películas mientras ella se dormía y yo no. Pero tengo que agradecer a todo el mundo, a los médicos, al hospital, a mis amigos y a mi familia".

Y uno de los que más angustiados se mostraba por su estado salud ha sido su padre, Kiko, tal y como dejaba caer su hermana  Laura

"Ya está un poquito mejor. La verdad es que han sido unos días bastante complicados, han sido unos días que lo ha pasado bastante mal en el hospital y hoy por fin se ha podido ir a casa", confesaba. 

"Al final me enteré porque mi padre me llamó el sábado por la mañana y tal. Yo con Diego no pude hablar, me llamó él y corriendo fui a verlo al hospital".

"Mi padre lo ha pasado mal. Ahora ya una vez que también en el hospital estaba bien cuidado y demás, ya está más tranquilo, pero sí, ha sido un susto", reconocía.