Kiko rivera con gafas, la barba desaliñada, la cabeza ladeada y una sonrisa triste

Kiko Rivera sabe qué le ha pasado a la madre de su hijo

La expareja de Kiko Rivera muestra cómo se encuentra después de su retoque estético

La ex pareja de Kiko Rivera, Jessica Bueno ha decidido dar un gran paso y se ha tirado a la piscina para poder verse mucho mejor de lo que estaba. La influencer ha decidido ponerse en mano de los mejores profesionales para someterse a uno de los retoques estéticos más demandado por las celebridades.

Hemos podido ver cómo se encuentra la antigua novia de Kiko Rivera tras someterse a este gran cambio. Se trata de un tratamiento de bótox en la zona de la frente. La finalidad de la modelo ha sido mejorar su aspecto de la forma más natural posible.

Cabe mencionar, que la modelo y Kiko Rivera mantuvieron hace tiempo una relación y fruto de esta nació su hijo Francisco Rivera Bueno. Finalmente, al cabo de un tiempo rompieron y actualmente cada uno de ellos se encuentra rehaciendo su vida, sin ningún tipo de rencor. 

La ex pareja de Kiko Rivera ha decidido dar un gran paso

Hoy en día es habitual ver a muchas famosas recurrir a la medicina estética. Una fórmula que está a la orden del día, para poder vernos mucho mejor. A veces tenemos algún defecto que nos molesta a nosotras mismo mucho y queremos que desaparezca cuanto antes, por ello acudimos a la medicina estética.

Kiko Rivera y Jessica Bueno poco antes de que naciera su bebé
Kiko Rivera y Jessica Bueno | Europa Press

La exnovia de Kiko Rivera ha tenido ciertas dudas, pero finalmente ha decidido dar este gran paso. Cabe mencionar que la joven tenía bastante miedo al cambio que se podía ver. Pero a pesar de ese temor, ha dado el paso y no puede estar más feliz con el resultado.

La influencer afirmaba: "Estoy en esos momentos de la vida en los que uno tiene que decir sí a todo y dejarse cuidar. Siempre con cabeza y sin hacer locuras aunque tengo que reconocer que estaba un poco asustada y nerviosa".

El primer retoque de la antigua novia de Kiko Rivera

A pesar de estar acostumbrados a que muchas celebridades hayan pasado por quirófano o se hayan hecho algún tipo de retoque estético, para Jessica era la primera vez. Con 32 años, la modelo ha apostado por una mínima transformación basada en mejorar y prevenir los signos del envejecimiento. 

La ex pareja de Kiko Rivera ha querido mejorar su aspecto de la forma más natural posible. La andaluza está volcada por completo en su trabajo como organizadora de eventos y ella misma sabe, que su imagen es importante en su labor. 

Aunque cuando mantuvo una relación con el cantante, Kiko Rivera no quiso someterse a ningún tipo de cambio, ahora ha querido someterse a este tratamiento.

¿En qué se ha basado el cambio de la modelo?

Analizamos exactamente el tratamiento de la ex pareja de Kiko Rivera. La joven se ha sometido a uno de bótox totalmente personalizado para ella. Se trata de un método que se aplica en la zona de la frente para poder borrar todos esos signos de expresión que aportan vejez. 

Además, Jessica no ha podido irse solamente con este método, sino que la influencer ha aprovechado y se ha hidratado y perfilado sus labios.

La antigua novia de Kiko Rivera ha reconocido a todos sus seguidores que aunque continúa viéndose con la zona hinchada debido al bótox, está muy contenta con el resultado conseguido. Tras haber pasado 24 horas, ya compartía cómo se sentía tras haber dado este paso.

▶️ VÍDEO del día

Mencionaba que "Aún siguen inflamados, pero no es para tanto. No os asustéis que sigo siendo yo".