Primer plano de Irene Rosales llorando en un plató de televisión

Kiko Rivera está en peligro: Irene Rosales admite entre lágrimas que no puede más

Irene Rosales ha tocado fondo tras la enfermedad de su marido

No son buenos momentos para el matrimonio formado por Kiko Rivera  e Irene Rosales, y parece que la cosa va de mal en peor.

Hace una semana, todos nos asustamos sobremanera al conocer la noticia del ingreso de Kiko Rivera en el hospital a causa de un ictus. Su mujer, Irene Rosales, estuvo a su lado desde el primer momento, y se ha convertido en la portavoz de la familia.

Tras el susto inicial, Kiko ya se encuentra recuperándose en casa junto a su mujer. Allí debe realizar unos ejercicios de rehabilitación que son vitales para su mejora física y mental, pero parece que no está haciendo caso y está en serio peligro. 

Primer plano de Kiko Rivera
Kiko Rivera sigue recuperándose en casa tras sufrir un ictus | GTRES

Desde el ictus que sufrió Kiko, Irene Rosales se ha convertido en la cara visible de la familia. Todo el día perseguida por la prensa, Irene no está pasando por su mejor momento, pero ha cogido fuerzas para hablar con el periodista  Antonio Rossi, que ha explicado la preocupante última hora de Kiko.

"No está cumpliendo, a no ser que esté andando por la terraza de su casa, que sepamos tiene poca actividad", explicaba en El Programa de Ana Rosa.

"Sigue recluido en casa, sin hacer vida normal y todavía no ha salido desde que le dieron el alta en el hospital, pero nos reconoce que ya es momento de que empiece a salir", añadía acerca del desgaste que está sufriendo la nuera de Isabel Pantoja.

▶️ VÍDEO del día

Desde luego, Kiko está en serio peligro si no sigue las indicaciones médicas, e Irene Rosales ha reconocido que "no puede más".

Irene Rosales toca fondo y explota en redes sociales

La mujer de Kiko está harta del acoso de la prensa y ha estallado. De hecho, hace solo unas horas ha subido a sus redes sociales un vídeo en el que aparece rota de dolor, con unas gafas de sol negras, y llorando a lágrima viva.

En el vídeo, Irene explica que no puede más y que está harta del agobio que sufre por parte de la prensa. De hecho, los reporteros la perseguían hasta el mismo cementerio, donde fue a visitar a sus padres, ambos fallecidos.

Tras salir del cementerio, Irene no pudo contener las lágrimas, y una vez en su coche explicó que "he tenido que parar el coche un momentito porque me he puesto muy nerviosa. Están todos los días en la puerta de mi casa. Siempre que puedo les atiendo de una manera respetuosa, pero hoy… no puedo más", decía rota de dolor.

Irene Rosales seria caminando por la calle
Irene Rosales ha llegado a su límite por culpa del acoso de la prensa | GTRES

Algo sobre lo que el propio Kiko también se pronunciaba al recibir el alta, pidiendo 'por favor' que los reporteros le diesen algo de tregua para poder salir a la calle.

Sin duda, el matrimonio pasa un momento muy difícil, y entre el ictus de Kiko y la persecución a su mujer, ninguno de los dos está pasando una buena etapa.