Maria Patiño con rostro serio

María Patiño revela el secreto mejor guardado de la separación

María Patiño da las claves sobre el final del matrimonio

María Patiño se ha mostrado muy contundente al hablar sobre la separación más mediática de Telecinco. La presentadora de Socialité ha profundizado en la relación entre Antonio David y Olga Moreno hasta dar con un secreto que estaba oculto.

Patiño ha sido de las más críticas con el exguardia civil y no ha dudado en sacar a la luz las cosas más turbias de su matrimonio. En este sentido, el plató de Sálvame enmudeció ante sus últimas informaciones.

María Patiño revela el secreto mejor guardado de la separación

Mucho se ha hablado y especulado sobre cómo era realmente la relación que mantenían Antonio David y Olga. Por un lado, se vendió la imagen de una familia unida donde el amor y el respeto mutuo lo inundaba todo.

Se les veía felices e ilusionados haciendo frente común ante lo que ellos creían que eran los ataques despiadados de Rocío. En ese escenario, cobró especial relevancia el papel de la diseñadora. Siempre fiel y al lado de su marido, lo defendió a capa y espada incluso cuando las cosas no le eran favorables.

María Patiño y Antonio David
María Patiño asegura que el exguardia civil no admiraba la inteligencia de su mujer | Trendings

Ahora, según María Patiño, esta especie de 'sumisión' podría tener una explicación y la periodista afirma que puede demostrarlo. "Está documentado en informes psicológicos que el nivel de admiración que ella tiene hacia él es muy llamativo", explicaba en Sálvame.

Para ella, Olga estaba claramente sometida por su todavía marido y "solo interviene a las peticiones de Antonio David". Una apreciación de la que se hicieron eco los expertos que analizaron cómo era su relación con el excolaborador y que salió a la luz en el documental de Rocío.

Pero la presentadora de Socialité todavía se atrevió a dar un paso más allá y se mostró tajante con el todavía matrimonio. Tiene claro que el exguardia civil "a nivel intelectual, jamás ha admirado a Olga". "Para él era una chica que a nivel de imagen está muy bien, pero nada más", añadía.

María Patiño y las claves del todavía matrimonio

María Patiño está más que convencida de que en la relación entre Olga y Antonio David, la diseñadora fue solo una marioneta más. Alguien que el exguardia civil supo manejar a su antojo y que dista mucho del carácter y la indomabilidad de Rocío.

La malagueña, llevada por el amor incondicional y cegador hacia su marido, fue incapaz de apreciar las señales. De hecho, hasta firmó documentos que ahora podrían acarrearle problemas judiciales, motivo por el cual algunos señalan, no quiere separarse formalmente.

Montaje con las caras de Olga Moreno y Antonio David
María Patiño afirma que Olga estaba sometida por su marido | La Noticia Digital

Los documentos a los que hace referencia Patiño son los que salieron a la  luz en el documental donde expertos psicólogos analizaron a ambas parejas. Sobre ellos, la periodista interpreta que Olga estaba sometida y que solo y exclusivamente atendía a los requerimientos de su marido.

Es por ello que, tras descubrirse la infidelidad, la empresaria abrió los ojos. "Se me cayó el mundo encima", confesó en la entrevista. "No me lo merecía", resalta, dejando claro que durante su matrimonio jamás hizo nada que pudiera provocar el rechazo de su marido.

Primer plano de Olga Moreno llorando
María Patiño está convencida de que la diseñadora fue manipulada en su matrimonio | Mediaset

La presentadora de Socialité mantiene que Olga siempre ha estado a la sombra de su marido y que, si ha entrado en polémicas, ha sido por defenderle. Por el amor que sentía hacia él y por lo que luchó para evitar la separación.

Pero como bien expresó Rocío tras la entrevista de la diseñadora, "el modus operandi es el mismo y el personaje no cambia". Antonio David se valió de esa devoción de su mujer para ocultarle la verdad. Sinónimo de que estaba convencido de que Olga no era lo suficientemente lista como para pillarle.

Sea como fuere, ahora la empresaria ha abierto los ojos y aunque no puede alejarse de él por los niños, no quiere hablar de reconciliación.