Montaje con las caras de Jesús Mariñas y su marido

El marido de Jesús Mariñas alerta sobre su verdadero estado de salud

El periodista era internado de urgencia por una complicación en su cáncer

El estado de salud de  Jesús Mariñas sigue generando gran preocupación, sobre todo tras saberse que ha sido internado de urgencia por una complicación relacionada con su cáncer. 

Al parecer, por culpa de los efectos secundarios provocados por la medicación que toma para minimizar las consecuencias de su enfermedad.

"El pronóstico es reservado. He podido hablar con él, estaba previsto que recibiera el alta, pero nos comentan que se va a tirar algo más de tiempo", informaban queriendo restarle gravedad a la situación.

Jesús Mariñas acude a la misa funeral por María del Mar García mujer de Lucio Blázquez en Madrid en 2020
Jesús Mariñas pasará la Semana Santa en el hospital | Europa Press

Aunque Los rumores llegaban incluso a apuntar que Mariñas estaba "despidiéndose de su familia y de sus amigos".

"Está en un hospital y está enfermo, pero está muy bien de humor. Ha tenido una complicación en su enfermedad, pero dentro de lo que cabe, está bien y está estable".

Algo que ha confirmado de primera mano Elio Valderrama, marido del periodista y su mano derecha. 

Elio Valderrama, marido de Jesús Mariñas
Elio Valderrama, marido de Jesús Mariñas, ha hablado sobre su estado de salud | Cedida

"Aún seguimos aquí en el hospital. Está estable y comiendo muchísimos chocolates", desvelaba hace poco para calmar los ánimos.

"Creo que pasaremos toda la Semana Santa en el hospital. Yo lo prefiero así porque está mejor cuidado", añadía. Aunque se mantiene esperanzado en su recuperación porque "Jesús aguanta lo que le echen". 

El marido de Jesús Mariñas confirma la última hora sobre su estado

Era el venezolano quien alertaba a los servicios de emergencia tras notar que su marido perdía el apetito y también el habla.

Eso, tras un año de lucha contra la enfermedad, que comenzaba en 2021. "Tengo cáncer de vejiga y lo voy a superar", anunciaba en una entrevista exclusiva a la revista Diez Minutos.

Pese a ello, el tertuliano se mantenía optimista. "Estoy seguro de que voy a salir de esta", aseguraba. 

"A mí decir que tengo cáncer es como decir que me voy a morir mañana. Yo soy de otra época y tengo otra mentalidad, me asusta la palabra cáncer. Creo que eso le ocurre, sobre todo, a la gente de mi generación", reconocía.

Jesús Mariñas
El periodista Jesús Mariñas lleva tiempo retirado | GTRES

Sin embargo, el periodista insinuaba no tenerle miedo a la muerte. "No, y pienso mucho en la muerte. Pero no le tengo miedo porque nunca la he pasado. Cuando me toque ya te lo podré decir".

Por otro lado, la enfermedad ha ayudado a Mariñas a aprender a no cabrearse tanto por las cosas y "a ser más comprensivo, a entender mejor a la gente".

Además, gracias a su marido también aprendía a contenerse y controlar su impulsividad. La pareja se casaba en julio de 2016 en una ceremonia íntima tras casi treinta años juntos. 

"Me he casado porque se lo debía a Elio, ya que son 27 años de tela marinera, los dos tenemos mucho carácter", aseguraba. 

"Nos casamos el 18 de julio de 2016, aquí al lado de mi casa, en el despacho de un notario. Sólo estábamos los novios y las testigos y madrinas, que fueron dos amigas, Ana Tarazaga y Ana Parrilla", relataba Mariñas acerca de este día tan especial.

Jesús Mariñas con rostro serio
Jesús Mariñas lucha contra un cáncer de vegija | Mediaset

"Fue divertido porque todo el mundo en el despacho creía que Elio se casaba con una de ellas y yo con la otra", desvelaba acerca de una de las anécdotas más divertidas del enlace.

La intención del periodista era "proporcionarle medios para una mejor calidad de vida. Me gustaría darle más de lo que tiene". Una forma de asegurarse que "el día que yo casque por lo menos tenga la mierda de pensión".

Y una de las claves para la estabilidad de su relación se encontraría en que siempre ha sido abierta. 

"Cada uno ha hecho su vida en la que ha habido otras relaciones, porque si no es así no aguantas ni quince años. Es una cosa natural", matizaba. "Ojalá todas las parejas tuvieran la mala-buena relación que tenemos nosotros".