Primer plano de Carlota Corredera llorando

La policía señala directamente a Carlota Corredera

Carlota Corredera también estaría implicada en las investigaciones a famosos

Carlota Corredera también se encuentra en el punto de mira de la policía. De hecho, los investigadores del ‘caso Deluxe’ solicitaron su imputación por la difusión de “datos reservados obtenidos ilícitamente” sobre un conocido cantante.

La presentadora gallega, que presentó el pasado viernes su último programa de Sálvame después de 13 años, también está salpicada por esta operación policial. El informe de la Unidad de Asuntos Internos implica a varios periodistas y colaboradores del espacio de Telecinco.

Entre ellos estaría Carlota Corredera, según recoge Libertad Digital. El documento remitido al juzgado número 4 de Madrid recoge los delitos imputables a cada uno de los investigados. Además de la periodista, también aparecen marcados en rojo una serie de nombres como el de un funcionario y Gustavo González.

Ángel Jesús Fernández está acusado de “delitos de descubrimiento y revelación de secretos o un delito de violación de secretos”. Prácticamente por los mismos motivos se investiga a Gustavo.

La policía cuenta con pruebas de la “existencia de diversos delitos de revelación de secretos” por parte de una serie de personas vinculadas al programa. Entre ellas, se encontrarían Kike Calleja y la fallecida Mila Ximénez.

Foto de Carlota Corredera recogiendo el premio
Carlota Corredera aparece en los informes de la policía | GTRES

En dicho informe se responsabiliza a Sálvame y a su productora de dichas infracciones. Y se implica en ellas a trabajadores del espacio como David Valldeperas, José Antonio León, Isaac Pulido, Lázaro Sánchez o Miguel Menaut.

La aparición de Valldeperas en esta investigación, hasta hace un par de semanas director del programa de Telecinco, ha acelerado su salida. Todo hacía indicar que lo habían apartado del formato ante los bajos índices de audiencia, pero también pudo ayudar su implicación en este caso.

Lo mismo podría decirse de Carlota Corredera. La cadena le ha buscado una salida lo más limpia posible, anunciando que se pondrá al frente de nuevos proyectos en la casa.

En realidad se trata de un lavado de cara por parte de Mediaset. De alguna manera trata de distanciarse de ellos retirándolos de la primera línea.

El informe policial señala que “se aprecia la existencia de pruebas para la imputación de un delito de revelación de secretos” a la gallega. Se le atribuye la “difusión mediática de los datos reservados de carácter personal ilícitamente obtenidos de Omar Montes”.

De momento, el responsable del juzgado número 4 de Madrid, Marcelino Sexmero, ha optado por no imputar a la periodista. Peor suerte han corrido otros compañeros del formato como Valldeperas o Calleja.

En dicho informe se recogía la difusión de información de datos privados de Omar, los contactos telefónicos y consultas a las bases de datos policiales. Lo identificaban como “un cantante español, un personaje televisivo actual, conocido por haber sido pareja de la hija de Isabel Pantoja”.

Carlota Corredera vería manchada su carrera profesional

Carlota Corredera siempre ha presumido de tener una carrera profesional intachable. Pero esta investigación parece dispuesta a sacar su lado menos conocido. Son muchos los nombres de Sálvame que aparecen en los documentos que maneja los agentes de policía.

Al igual que existen colaboradores y periodistas que participaban en esas filtraciones, otros podrían decir que estaban afectados. Kiko Matamoros se encontraba entre los investigados por sus compañeros. En total, los agentes han sacado a la luz el nombre de 140 famosos que estarían en el punto de mira del programa.

Omar Montes con gorra y una camiseta de Versace
Carlota Corredera pudo haber obtenido información de Omar Montes, según los informes policiales | GTRES

Entre ellos hay nombres muy conocidos como Isabel Pantoja, Di Stefano, Paula Echevarría o Álex Casademunt. No se descarta que durante los próximos días surjan nuevos personajes.

Quizás Carlota Corredera y sus compañeros deberían dar una explicación. De momento, se han defendido a través de una nota de prensa poco convincente.