Primer plano de Rocío Flores Carrasco

Rocío Flores toma su decisión más difícil tras confirmarse la infidelidad

Rocío Flores trata de pasar página lo antes posible

Rocío Flores ha sido víctima de una infidelidad continuada por parte de su novio. La hija de Antonio David, en lugar de romper la relación, ha optado por darle una segunda oportunidad a Manuel Bedmar. El amor y el cariño que tiene hacia su chico es mucho mayor que el dolor que siente por ese engaño.

Recientemente tuvo que soportar como aparecía en un programa de televisión la amante de su pareja. Presentaba todo tipo de pruebas, tanto mensajes, como audios y fotografías. Habían estado juntos durante seis meses sin que se enterara la colaboradora.

Después de mucho reflexionar, Rocío Flores ha decidido perdonar y seguir adelante con la relación. "Mi vida continúa exactamente igual con mi novio", explicaba en el programa en el que trabaja. Confesaba que se encontraba "bien, todo está en orden".

Trataba de restarle trascendencia al problema, pero posiblemente no le hizo demasiada gracia cuando se enteró. Ante las cámaras tratan de ofrecer una imagen de unión y felicidad. Eso pudo comprobarse al poco tiempo de salir a la luz la infidelidad.

Unos días después de que se descubriera la traición por parte de Manuel, la pareja paseaba sonriente por las calles de Málaga. Como si no hubiera ocurrido nada.

Foto de Rocío Flores con la mirada triste
Rocío Flores, con gesto serio tras someterse a una intervención hace unos días. | Europa Press

La que fuera amante del chico, Laura Gutiérrez, señaló en Lecturas que "le fue infiel conmigo en su propia casa. La suya era la típica relación tóxica". Unas palabras que posiblemente hayan escocido a la hija de Rociíto, que trata de hacer oídos sordos.

La amiga de Bedmar fue más allá y quiso profundizar en la relación que mantenían Rocío y su novio. Ella es "autoritaria y Manuel se desahogaba conmigo. Nos acostamos en la cama que comparten", destacó.

Durante todo el tiempo que estuvieron juntos, admitió que habían tenido relaciones sexuales un par de veces. En cualquier caso, la colaboradora trata de seguir con su vida normal alejada de todos los comentarios que se hacen sobre su familia. Hace unos días regresaba a El programa de Ana Rosa, donde quiso dar su versión sin entrar demasiado en detalles.

Lo hacía un tanto dolorida, y no solo por el engaño. Se encontraba en pleno proceso de recuperación tras someterse a una lipoescultura. De hecho tuvo que permanecer de pie al no poder sentarse.

Tiene que llevar una faja que la envuelve entera, además de una tabla que no le deja moverse con facilidad. Evitó tomar asiento durante los minutos que estuvo en Telecinco, aunque para viajar a casa sí que fue sentada, señala Lecturas.

Rocío Flores apuesta por las segundas partes

Rocío Flores ha decidido perdonar a su chico. Llevan ya seis años juntos y entre ellos existe una gran complicidad. Viven en la misma casa desde 2020 y consideran que sería un error romper con un amor que ha durado tanto tiempo.

En cualquier caso, la duda siempre está presente después de una infidelidad. En Sálvame se hacían eco del testimonio de una testigo que observó a la pareja recientemente. Ella estaba muy pendiente de Manuel y de todo lo que hacía con el móvil.

Rocío Flores y Manuel Bedmar paseando juntos por Málaga
Rocío y Manuel paseando por las calles de Málaga. | Europa Press

Demostraba de esta manera que no estaba completamente segura de su pareja. En las últimas horas, además, la joven se enteraba de la separación de su padre. Había decidido romper con Marta Riesco tras dejarla plantada del día de su cumpleaños. 

En realidad, esta noticia puede ser del agrado de Rocío Flores. Nunca vio con buenos ojos que se distanciara de Olga Moreno y que se refugiara en los brazos de la que había sido su amiga. También confía en la reconciliación y en una segunda oportunidad.