Primer plano de Rocío Flores Carrasco con rostro serio

Rocío Flores reconoce al fin su mayor error tras operarse

Rocío ha pasado varias veces por quirófano

Rocío Flores se sometía hace nueve meses a una dolorosa lipoescultura. En aquel momento las continuas molestias que le deparó la intervención le hicieron replantearse muy en serio lo de pasar de nuevo por el quirófano. Transcurrido este tiempo, ha querido desvelar cuál ha sido su gran error tras la operación.

Es evidente que la joven ha experimentado un importante cambio físico. Todo empezó a partir de su paso por Supervivientes, donde perdió más de 16 kilos. Aquel fue el primer paso que dio para sentirse a gusto consigo mismo y con su cuerpo.

Rocío no dudó en ponerse en manos de cirujanos para hacerse unos cuantos retoques que mejoraran su aspecto. Después de casi un año, ha querido hablar sobre su experiencia, además de presumir de una figura muy estilizada.

La clínica estética en la que se operó compartió un vídeo con sus valoraciones. La influencer admite que no se trató de un postoperatorio sencillo. Con el tiempo se ha dado cuenta de que tanto dolor y esfuerzo ha merecido la pena.

Sobre todo lo nota cuando se pone delante del espejo. Explica que "al principio todo lo veía negro". Quería agradecer el trabajo de los profesionales del centro sanitario, que "habéis aguantado mis llantos".

Indicó que "el cambio es evidente; me ha compensado, me ha cambiado la vida". Se la ve luciendo un vaquero de estilo mum fit y un top de licra sin mangas que le queda genial. Con su silueta puede atreverse a todo tipo de modelos.

Olga Moreno y Rocío Flores entrando a la clínica Bruselas
Rocío Flores entrando en la clínica hace nueve meses | España Diario

En cuestión de unos meses, su cuerpo ha sufrido una profunda transformación. Los cambios han sido para bien, como se puede apreciar.

Rocío Flores aclara que además de pasar por el quirófano, también se esfuerza por mantener la línea. Para ello procura llevar una dieta lo más equilibrada posible. Señaló que "me cuido lo máximo que puedo, como muy pequeñas cantidades".

No obstante, apuntaba que había algo que se le resistía tras la operación. El ejercicio es su gran asignatura pendiente.

Ya sea por falta de tiempo o simplemente por pereza, de momento no ha tenido que recurrir al deporte. Con una adecuada alimentación ha sido suficiente para ella.

Mucha gente aún recordará el paso de la joven por la clínica de estética. Parece que fue ayer, pero ya han transcurrido nueve meses. En aquella ocasión, no lo hizo sola.

Junto a ella había estado Olga Moreno, que también se sometió al mismo tratamiento. Pero hoy en día ya no mantienen ningún tipo de relación. Ha desaparecido por completo la comunicación entre ellas y no parece que puedan resolverse las diferencias.

Rocío Flores ha pasado varias veces por quirófano

Rocío Flores asegura que no es una adicta a la cirugía estética. Sin embargo, en los últimos tiempos se ha sometido a unos cuantos retoques. No se lo piensa demasiado cada vez que tiene que ponerse en manos de profesionales para mejorar su aspecto físico.

🔴 Rocío Flores manda un recado a su madre y da la razón a Fidel Albiac

Además de la lipoescultura, también se hizo una mastopexia con prótesis. Se trata de una intervención que le permitió elevar el pecho y que ayuda a reubicar el tejido descolgado. En su caso pudo deberse ante las constantes subidas y bajas de peso.

Rocío Flores sonriente
El cambio físico en Rocío Flores es apreciable | GTRES

También ha experimentado con el botox y el ácido hialurónico. Quiere mantenerse joven y radiante, y para ello es preciso cuidarse. Sabe que cuanto antes empiece, más conseguirá retrasar los efectos de la edad.

Rocío Flores se quitó un bulto de la nariz, se realizó un relleno de labios y retiró las bolas de bichat para marcar pómulos. A esto se le podrían unir los distintos tratamientos de belleza para acabar con la celulitis.

Logotipo de la aplicación WhatsappNOVEDAD WHATSAPP: Pincha aquí para recibir GRATIS tus noticias favoritas del Corazón en WhatsApp