Primer plano de Sara Carbonero

Sara Carbonero decide no ocultar más qué le ha pasado a Iker Casillas

Sara Carbonero no puede evitar que se sepa por qué Iker está así

Sara Carbonero se divorció de Iker Casillas en marzo de 2021. Casi dos años después ambos han sabido mantener una buena relación por el bien de sus hijos, Martín y Lucas, y buscar la estabilidad personal. Sin embargo, el que fuera portero del Real Madrid vive una delicada situación que está a la vista de todos.

El guardameta fue el encargado de levantar el trofeo que la Selección Española ganó en el Mundial de Sudáfrica allá por 2010. Él era el capitán del equipo y su popularidad tocó techo. El madrileño se convirtió en un ídolo, un ejemplo deportivo y humano a nivel mundial.

Iker Casillas
El exmarido de Sara Carbonero era el capitán de la Selección Española | Instagram @ikercasillas

Éxito profesional, primera figura de la Selección y pieza clave en el Real Madrid. Y en lo personal aprovechó la conquista de la copa para proclamar su amor por Sara Carbonero, su pareja entonces y madre de sus hijos después. Sin embargo, tras algo más de una década, todo ha cambiado.

La imagen social del portero se ha deteriorado

La imagen que se tiene de Iker Casillas se ha visto perjudicada, y mucho, y dos son los puntos de inflexión. Primero por su retirada el Real Madrid y posterior divorcio de Sara Carbonero, y, después, por cómo gestiona últimamente sus redes sociales. Circunstancias que han afectado negativamente a la figura del guardameta que consiguió la novena copa de Europa del conjunto blanco.

Resumido en pocas palabras: salida del Madrid, mudanza a Oporto, infarto, problemas de salud de Sara, vuelta a España, divorcio, fichaje ‘fantasma’ por la Fundación del Real Madrid y TikTok.

Primer plano de Iker Casillas
Iker Casillas ha dejado de ser un ídolo de masas | GTRES

Santiago de Mollinedo encabeza Personality Media, una consultora especialista en análisis de imagen de los famosos. Mollinedo estudia la evolución de la figura del deportista en los últimos 12 años. "Su imagen cae hoy entre el público masculino a su mínimo del histórico de los últimos 17 años".

🔴 Sara Carbonero, preocupada al saber qué hace Iker Casillas cuando está soltero

"El dato empeora si aumenta la edad, es decir, en aquellos que seguramente más siguieron los éxitos del futbolista", explica el experto. Analizando las cifras se extraen las conclusiones de por qué sucede este empeoramiento en su imagen social. Mollinedo asegura que Iker no volverá a tener la misma valoración pública que tuvo en el mejor de sus momentos.

La separación de Sara Carbonero afecta a la imagen de Iker Casillas

"La imagen de un personaje que ha sido leyenda en nuestro deporte tuvo una ligera bajada en su salida a Portugal", explica refiriéndose a su nueva etapa profesional en Oporto. "Un punto de recuperación muy relevante con su enfermedad y retirada, signo indudable de que el público le guarda un gran recuerdo".

"Pero a partir de su separación no existen y será complicado que vuelvan valores tan altos frutos del éxito deportivo". Se refiere el experto al final de su relación con Sara Carbonero, que representa un claro descenso en cómo es recordado desde entonces.

Montaje con las caras de Sara Carbonero e Iker Casillas
Sara Carbonero estuvo casada con el guardameta cinco años | La Noticia Digital

Por otra parte, la gestión que ha hecho de sus redes sociales también le ha afectado negativamente. En su perfil oficial enTwitter ha dejado mensajes desconcertantes, como cuando en octubre del pasado año escribió "Espero que me respeten: soy gay". Unas palabras que fueron muy criticadas y comentadas por seguidores y detractores del exportero blanco.

El tuit obtuvo respuesta irónica de Carles Puyol: "Es el momento de contar lo nuestro, Iker". El marido de Sara Carbonero dijo haber sido víctima de un hackeo. Pocos creyeron dicho argumento, además el aspecto del mensaje respondía a la misma pauta que otros escritos por el madridista.

Marc Florensa, social media manager, justifica el motivo del comportamiento de Casillas en que las marcas que lo sostienen comparten sus valores. "Él se siente perfecto porque cree que es perfecto, se piensa el ejemplo de persona a la que imitar. Comete errores desde la libertad que tiene tras su retirada y se cree que está amparado por su poder".