Primer plano de Sonsoles Ónega sonriente

Sonsoles Ónega aclara las causas del divorcio y silencia a los suyos

Sonsoles Ónega sorprende en pleno directo y deja sin aliento a sus compañeros

Sonsoles Ónega abordaba en la tarde de ayer miércoles 20 de abril uno de los divorcios más sonados de la televisión. En cuestión de meses hemos sido testigos de sorprendentes separaciones que han revolucionado a todo Telecinco.

Sin embargo, hay una ruptura que afecta de lleno a Sonsoles Ónega. Y fue precisamente abordando este divorcio, con el que dejó sin habla al resto de sus compañeros.

Sonsoles Ónega sorprende con la separación más inesperada

Poco ha tardado Marta Riesco en recuperarse de su baja médica tras la ruptura en directo con Antonio David Flores. La reportera decidió refugiarse en su pueblo de Toledo para intentar recomponer su vida y el pasado miércoles regresaba a su puesto de trabajo.

Marta aseguró que estaba “más tranquila”, pero no aclaró si había hablado o no con su ex. “Si él quiere estar conmigo, tiene que dar pasos. Tiene que decidir si quiere tener una vida conmigo”, comentó.

Marta Riesco llorando en directo
Marta Riesco regresa al programa de Sonsoles Ónega tras romper con Antonio David | Mediaset

Una vez zanjado el tema, el programa abordó el proceso de divorcio de Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. Una cuestión que terminó siendo comparada con la situación de Marta y Antonio David y con la que Sonsoles Ónega dejó a todos sorprendidos.

La presentadora preguntaba cómo será ahora la situación de la infanta y el exduque de Palma una vez firmadas las capitulaciones matrimoniales. Al hilo de esto, Sonsoles también planteó la posibilidad de una reconciliación de la pareja lo que provocó la reacción de Riesco.

Montaje de fotos de Sonsoles Ónega y Marta Riesco en el último programa de 'Ya son las ocho'
Sonsoles Ónega da la bienvenida a Marta con un tremendo zasca | Mediaset

“Es Iñaki Urdangarin el que dice «hasta aquí», porque se enamora de otra persona. La Infanta en este caso poco puede hacer”, defendió.

Unas declaraciones que contradijo Iván Reboso afirmando que quien había dado un golpe sobre la mesa había sido la Infanta.

Sonsoles Ónega deja al plató en silencio: “Ya te gustaría a ti”

La información de su compañero no fue bien encajada por Marta, quien no tardó en mostrar su disconformidad. Llevada, quizás, por su semejanza relativa a su situación sentimental, la colaboradora seguía firme en que había sido Iñaki el que dio por terminado su matrimonio.

“A mí me molesta mucho eso de que la Infanta ha dicho se acabó. No, ha dicho basta Urdangarín, que se ha enamorado de Ainhoa Armentia”, reiteró.

Marta Riesco
Marta Riesco compara su situación sentimental con la de la infanta Cristina | Telecinco

Dada su insistencia, Reboso no tardó en comparar la ruptura del exduque de Palma y la infanta Cristina con la de su compañera. Para muchos, existen muchas coincidencias y tampoco estas han pasado desapercibidas para Sonsoles Ónega.

“Pero Cristina ha dado el paso no como Antonio David”, le decía el colaborador a Marta. Momento que aprovechó la presentadora para darle un corte a Riesco que silenció a todos los compañeros de la tertulia.

“Ya te gustaría a ti que Olga Moreno hubiera dicho «se acabó»”, le soltó Ónega ante la mirada incrédula de una Marta que no sabía qué responder.

Y es que con estas palabras, Sonsoles hacía referencia a la petición que lanzó la reportera de Ana Rosa a Olga Moreno para que se divorciara de Antonio David. Recordemos que la negativa de formalizar el divorcio fue una de las cuestiones que más molestaron a Marta.

Captura de Sonsoles Ónega y Marta Riesco debatiendo en 'Ya son las ocho'
Sonsoles Ónega silencia al plató con un corte inesperado a la reportera | Mediaset

De hecho, para la reportera era la diseñadora la que se negaba a dar el paso siendo así un obstáculo para su relación con el exguardia civil.

Lo que no se esperaba Riesco es que desde su propio programa iban a ponerla contra la espada y la pared. Y muchos menos que fuera Sonsoles Ónega la artífice de uno de los cortes más incómodos y sonoros de la tarde. Así las cosas, la tertuliana no tuvo más remedio que guardar silencio.